Terapia de Trauma
(Somatic Experiencing®)

Todos merecemos la oportunidad de vivir nuestras vidas plenamente. Mi objetivo en la terapia con Somatic Experiencing® es dar herramientas a mis pacientes para que puedan sentirse bien en sus cuerpos, para que sanen viejas heridas y puedan liberarse de todo aquello que ya no les hace falta.

“ El sufrimiento forma parte de la condición humana. Si simplemente intentamos evitar hacer frente a situaciones dolorosas, el proceso de cura no podrá comenzar ”

Peter Levine

¿ En qué consiste ?​

Experiencia Somática (Somatic Experiencing® – SE) es un enfoque terapéutico físico-psicológico (cuerpo y mente) desarrollado por el Dr. Peter Levine, con más de 45 años de aplicación clínica exitosa. Su objetivo: la resolución y superación de eventos traumáticos y/o estrés crónico.

El trauma ocurre cuando nos vemos enfrentados a una situación en la que algo que nos “activa” (activa nuestro sistema nervioso, nuestro sistema de defensa) ocurre de forma demasiado rápida, demasiado pronto o en demasiada cantidad.

Puede ser causado por un evento aislado, o por una serie de eventos repetitivos cuyo impacto se va acumulando a lo largo de semanas, meses o toda una vida.

Cuando esto ocurre, nuestro sistema nervioso no tiene la capacidad de lidiar con dicha activación, ni de integrar las emociones y sensaciones ligadas al evento : resulta simplemente demasiado abrumador.

La energía generada por la activación se queda entonces “atrapada” dentro del cuerpo, intentado buscar una salida, provocando así una desregulación del sistema nervioso y los múltiples síntomas del trauma, hasta que consigue ser descargada.

¿ Cómo estar presente en el Presente cuando el Pasado no deja de acecharnos ?

A menudo, situaciones que nos recuerdan el evento traumático nos “activan” de la misma manera, generando dificultades en nuestra vida cotidiana, nuestras relaciones con los otros y con uno mismo.

SE parte de un enfoque distinto a la terapia hablada convencional: pone la atención en el cuerpo, el sistema nervioso autónomo y las sensaciones corporales.

Nos focalizamos en las sensaciones y en las respuestas fisiológicas que ocurren cuando alguien experimenta o se acuerda de un evento traumático, en su cuerpo, y no tanto en su pensamiento o en las ideas asociadas a dicho evento.

A través de este método, se consigue anclar la sensación de bienestar y seguridad en el cuerpo, antes de empezar a movilizar la energía traumática atrapada en el cuerpo, y a descargarla, de manera progresiva, respetuosa y cuidadosa.

Síntomas del Trauma

Pueden aparecer inmediatamente después del evento traumático o pueden quedar adormecidos durante años, hasta que algo los despierta.

Algunos pueden ser muy evidentes (tics, ansiedad, ataques de pánico) pero hay otros muy sutiles que incluso llegamos a considerar como rasgos de personalidad (falta de auto-estima, dificultad para tomar decisiones, tendencia a perpetuar relaciones abusivas…).

  • Shock, negación, incredulidad
  • Ataques de pánico
  • Fobias
  • Imágenes intrusivas o flashbacks
  • Menor capacidad para lidiar con el estrés
  • Estados disociativos
  • Confusion, dificultad para concentrase
  • Emociones “aplanadas”
  • Pérdidas de memória
  • Ansiedad y miedo
  • Culpabilidad y vergüenza
  • Tristeza y desesperanza
  • Sentirse desconectado o anestesiado
  • Miedo exagerado a la muerte propia o de seres queridos
  • Pérdida de creencias sostenedoras (espirituales, religiosas o inter-personales)
  • Dificultad para crear vínculos y mostrar sentimientos
  • Comportamiento evitativo (evitar ciertos lugares, actividades, movimientos, personas…)
  • Enfado, irritabilidad, cambios de humor repentinos
  • Hiper-vigilancia
  • Hiper-sensibilidad a ruidos y luces
  • Atracción por atividades peligrosas
  • Comportamientos adictivos (comer sin control, fumar, consumir alcohol o otras drogas…)
  • Hiper-actividad
  • Llanto facil y frecuente
  • Actividades sexuales exageradas o prácticamente inexistentes
  • Tics
  • Auto-mutilacion (cortes, abuso del propio cuerpo…)
  • Insomnio o pesadillas recurrentes
  • Estados de fatiga crónica o poca energía física
  • Sentirse asustado facilmente
  • Problemas en el sistema immunitario
  • Dificultad para concentrarse
  • Taquicardia o activación simpática sin estimulación externa
  • Nerviosismo y agitación 
  • Dolores y achaques psicosomáticos
  • Tension muscular

¿ Cuándo acudir ?

  • Estrés crónico
  • Estrés post traumático resultado de situaciones diversas (humillaciones repetidas, guerras, desastres naturales…)
  • Traumas del desarrollo (negligencia parental, violencia doméstica, abuso sexual, físico o verbal, separación traumática de la figura parental, entorno inestable y/o inseguro, enfermedades…)
  • Agresiones puntuales o repetitivas (físicas, sexuales, verbales, emocionales, bullying…)
  • Burn-out
  • Accidentes (de automóvil, del trabajo, caídas, ahogamientos)
  • Procedimientos quirúrgicos invasivos (con o sin anestesia), 
  • Vivencia o testimonio de hechos violentos (violencia doméstica, violaciones…)
  • Muerte repentina de un ser querido
  • Rupturas emocionalesproblemas relacionalesco-dependencia
  • Fobias
  • Complicaciones en el nacimiento o durante la gestación.

¿ Qué esperar de la terapia ?

  • Aprendemos a prestar atención a nuestras sensaciones corporales (la sensación sentida) aquí y ahora, y a explorar las variaciones que ocurren a medida que avanza la sesión.
  • Logramos acceso a patrones de acción fisiológica reparadores, es decir, “caminos” a través de los cuales la energía traumática puede ser liberada de forma controlada, gradual y segura.
  • Aumentamos nuestra resiliencia para hacer frente al estrés, la ansiedad, los desafíos y las emociones intensas.
  • Aprendemos a reconocer y aceptar las emociones que sentimos natural e inevitablemente en nuestro día a día.
  • Restauramos el vaivén natural de las funciones del sistema nervioso.
  • Aumentamos nuestra capacidad de auto-regulación (aprendemos a calmarnos).
  • Restauramos o instauramos límites personales sanos, aprendiendo a cuidar de nosotros mismos.
  • Exploramos la “agresión sana”, alejándonos de tendencias violentas.
  • Desarrollamos la capacidad de crear lazos sociales y afectivos más fuertes y seguros.
  • Aprendemos a prestar atención a las señales que nos envía nuestro cuerpo y a reconectar con su sabiduría.
  • Aumentamos la coherencia entre nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestro espíritu.
  • Aprendemos a identificar y utilizar nuestros múltiples recursos, todo aquello que nos ayude a sujetarnos cuando sentimos que vamos a caer.
  • Aumentamos nuestra ventana de tolerancia para tanto las sensaciones y emociones difíciles, como las placenteras.
  • Reforzamos nuestra capacidad para estar más presentes en el aquí y ahora, en contacto con nuestro entorno tanto físico como social.
  • Aprendemos el lenguaje de las sensaciones corporales, completamente ligado a nuestras emociones, permanentemente presente y tan a menudo obviado por nuestra mente consciente, a causa de una sociedad que nos “desconecta” de nuestros cuerpos para vivir solo en la mente.
  • Aumentamos nuestra sensación de bienestar general, conectando más fácilmente con nuestra alegría y ligereza internas.

Tu no eres tu pasado, no eres las etiquetas que te han puesto, no eres tu diagnóstico.

Eres un ser humano que merece dignidad y compasión.

Toma tu vida en mano, da el primer paso hacia tu mejor “Yo”

Cerrar menú
Francesca Ortiga - Holistic Psychotherapy - Logo
Francesca Ortiga